El insospechado lugar de Valencia donde volver a ser un niño de los 80

Mercado de cromos, Valencia

Compartir

El día en que una nave espacial de acero y cristales se posó sobre la Plaza Redonda empezó el exilio.

El de los vendedores de cromos y el de algunos de los mejores recuerdos de la infancia. Los comerciantes de mascotas hacía tiempo que habían perdido su lugar.

El nuevo escaparate –pulcro y espacioso- dejó de ser terreno fértil para los mercados populares. Resistieron las tiendas de puntillas, pero los imanes de nevera empujaron al resto.

Así funciona el decreto de la oferta y la demanda y raro es el turista que se compra una estampita de Voro, el de ahora o el de entonces.

El mercadito de cromos y vendedores ambulantes, con su bullicio de día festivo, empezó entonces una peregrinación en busca de un nuevo emplazamiento.

Lo encontró en la esquina de la calle Carabasses y En Gall, que cada mañana de domingo sigue transformándose durante unas horas en un rincón de los encantos.

Buen lugar para que un escocés –o un chino, vietnamita o uruguayo- viaje por unos instantes a una infancia imaginaria en Valencia.

Allí, al amparo del Mercado Central, el templo de los mercaderes, los niños –y sus padres- siguen pasando páginas de álbumes en busca de un hallazgo que les alegre el día y que les permita fardar el lunes en el recreo.

Saben -como sabíamos nosotros- que comprar un cromo no tiene el mismo valor que ganarlo, cambiarlo o que te toque por azar al abrir un sobre. Pero a veces no queda más remedio.

Antes eran imágenes de coches fantásticos, de Snoopy y de los Osos amorosos… Hoy son de Peppa Pig, Harry Potter y de los Monsters Machines. Y de fútbol, que sigue ahí, claro.

Alguien podría pensar que los cromos son a los videojuegos lo que las postales a Instagram. Lo uno no sustituye a lo otro, sino que suma y sigue.

Los buscadores de cromos sienten miedo a que el espacio que tienen asignado en el álbum quede vacío y buscan el placer de llevarlos en el bolsillo. La emoción de lo tangible no es reemplazable.

Quizá por eso, en la época de los móviles inteligentes y de las redes sociales, un trozo de papel sigue desatando pasiones a no tantos metros de la “nueva” Plaza Redonda.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

4 personajes con historia que dan nombre a 4 de las plazas más emblemáticas de Valencia

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Las puertas de Valencia por las que no entrarás a ningún edificio (y sus curiosas historias)

10 experiencias inolvidables para volverse adicto a las Fallas (o acabar harto de ellas)

Los rincones de Valencia donde (aún) puedes encontrar a Vicente Blasco Ibáñez, su escritor más universal

El sorprendente origen de algunas expresiones de Valencia que no deberíamos dejar de usar

Seis palacios míticos de Valencia (además del Real) que ya nunca podrás visitar

El tesoro escondido que guarda uno de los lugares más misteriosos del centro de Valencia

Las (al menos) 6 delicias que no te puedes perder en los hornos de Valencia

Diez esculturas que hacen de Valencia un gran museo al aire libre

La Valencia que solo podrás descubrir a unos metros bajo tierra

El jardín donde Valencia se hace bosque mediterráneo (con permiso del río y Viveros)

El arroz al horno: por qué Valencia se guarda el mejor secreto de su gastronomía

Descubre los edificios más altos de Valencia y por qué el tamaño no siempre es lo más importante

Por qué en las fallas de Valencia ardió una obra de Dalí 62 años antes de la declaración de la Unesco

Valencia y la imprenta: una larga historia de amor a los libros

La estación del Norte: qué la convierte en el mejor lugar por el que se puede entrar a Valencia

Las bandas de música: el tesoro que hace única a Valencia (y una propuesta para lucirlo más)

La Valencia árabe: esto es lo que queda de un pasado borrado

El largo periplo que convirtió al Jardí Botànic en un oasis en el centro de Valencia

¿Qué tiene que ver la mocaorà de Valencia con un decapitado que caminó kilómetros sin cabeza?

¿Qué hizo Valencia con el manicomio más antiguo de Europa?

Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

El sorprendente botín que Valencia se resiste a devolver a los franceses

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

Compartir