Valencia y la imprenta: una larga historia de amor a los libros

Marca de Joan Mey, impresor en Valencia

Compartir

La Valencia del siglo de Oro, la del 1400 al 1500, nos ha dejado importantes legados en cuanto a arquitectura, escultura o literatura. Pero el alto nivel socioeconómico y cultural del que disfrutaba la ciudad también actuó de foco de atracción para una profesión que daba sus primeros pasos: la de los impresores.

En 1450, Gutemberg ponía en marcha en Maguncia la primera imprenta tipográfica moderna. Este invento, que permitía reproducir libros y textos en grandes cantidades y de forma muy rápida, pronto se extendió por toda Europa.

A Valencia llegó al cabo de unos años de la mano de Jacob Vizlant, comerciante alemán de la familia de los Ravensburg que instaló su imprenta junto al Portal de la Valldigna.

Del trabajo de uno de sus maestros tipográficos, Lambert Palmart, saldría, en 1474, la que se dice es la primera obra literaria impresa en España: Obres e trobes en lahors de la Verge Maria. El único ejemplar que se conserva está en la Biblioteca histórica de la Universidad de Valencia.

La Biblia Valenciana

En este taller también se imprimió la Biblia Valenciana, la traducción completa al valenciano de los textos bíblicos atribuida a Bonifaci Ferrer (hermano de San Vicente Ferrer), convirtiéndose así en una de las primeras lenguas modernas en el mundo en tener una biblia impresa. De esta primera Biblia Valenciana sólo se conserva un folio, y quien quiera verlo tendrá que volar hasta la Hispanic Society de Nueva York.

Atraído por la fama de Valencia como centro bibliófilo, debió llegar a la ciudad en 1535 Juan Mey, prestigioso impresor de origen flamenco. A su muerte, Jerónima de Gales, su viuda, pasó a hacerse cargo de la imprenta que Juan había fundado y que había alcanzado una notable fama por la cantidad y la calidad de sus publicaciones.

Su hijo Pedro Patricio Mey estaba al cargo ya de esta imprenta familiar y la había trasladado junto a la iglesia de San Martín (en la actual calle San Vicente) cuando, en 1605, se decidió hacer allí la segunda edición de Don Quixote de La Mancha de Miguel de Cervantes, sólo unos meses después de que se publicara en Madrid con un enorme éxito la primera edición.

Una lápida conmemorativa indica dónde se encontraba la famosa imprenta de los Mey pero, aunque la lápida lleva puesta allí más de un siglo, sigue pasando bastante desapercibida.

Muy cerca de la ciudad de Valencia, en el Monasterio de Santa María de El Puig, se encuentra el Museo Nacional de la Imprenta y las artes Gráficas, un espacio que recuerda la importancia que las artes gráficas tuvieron y siguen teniendo aquí.

Entre máquinas, moldes de tipografía, viejas guillotinas de papel y reproducciones de ejemplares únicos, podremos descubrir una copia exacta de la imprenta inventada por Gutemberg o de la máquina con la que se imprimió el Tirant Lo Blanc y volver por un momento a revivir nuestro Siglo de Oro.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

La estación del Norte: qué la convierte en el mejor lugar por el que se puede entrar a Valencia

Las bandas de música: el tesoro que hace única a Valencia (y una propuesta para lucirlo más)

Socarrats: el curioso origen de una cerámica que se hizo un hueco en las casas de Valencia

La Valencia árabe: esto es lo que queda de un pasado borrado

Cómo hablar del clima en Valencia: manual para entenderse en la ciudad con el “mejor tiempo de Europa”

El largo periplo que convirtió al Jardí Botànic en un oasis en el centro de Valencia

Riada del 57 en Valencia: los grandes cambios (y las pequeñas señales) que dejó la famosa riuà

¿Qué tiene que ver la mocaorà de Valencia con un decapitado que caminó kilómetros sin cabeza?

Los mejores barrios de Valencia donde hacerse el moderno sin pasar por Russafa

¿Qué hizo Valencia con el manicomio más antiguo de Europa?

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

El sorprendente botín que Valencia se resiste a devolver a los franceses

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Las claves para tomar la gran decisión en Valencia: ¿Torres de Serranos o de Quart?

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

Compartir