Las (al menos) 6 delicias que no te puedes perder en los hornos de Valencia

Rosquilletas Valencia Horno

Compartir

Los hornos son la esencia discreta de Valencia. La que iguala las esquinas de los barrios -ricos, pobres, del centro y de las afueras- sin que importe la condición de quien compra en ellos el pan, las pastas y los dulces.

Valencia no es ciudad de panificadoras y despachos de pan, como sucede en lugares no tan lejanos, sino de pequeños hornos artesanos donde aún huele a masa recién cocida.

Como suele ocurrir con los peluqueros, cada uno tiene su hornero predilecto, pero también en esto de la panadería, la promiscuidad, con mesura, es una virtud.

Y probar, probar y seguir probando las delicias que nos ofrecen los hornos, una aventura cotidiana. En otras ocasiones hemos recomendado a propios y extraños, sean escoceses, chinos o de Paraguay, que no se pierdan las cocas de llanda, las empanadillas y los mazapanes.

Esta vez ampliamos la lista a algunos de nuestros dulces y salados preferidos. Por supuesto, no son los únicos. Esta es una selección abierta a quien quiera completarla:

1.- Coca Cristina: huevos, azúcar, almendra, limón y harina sobre una oblea. La sencillez hecha coca.

2.- Galletas de cañamones: en ellas, la comida para pájaros se convierte en un manjar. Además de tener propiedades interesantes –alto contenido en proteínas y ácidos grasos-, los cañamones son crujientes y muy entretenidos de comer.

3.- Rosquilletas de llavoretes (semillas): antes de llegar a las máquinas de vending en su versión industrial, las rosquilletas, otra de esas cosas pequeñas que nos hermanan con otros pueblos mediterráneos, ya eran el almuerzo ideal: salado pero con el punto dulce del anís, fácil de compartir y sencillo de dejárselo a medias sin tener que tirarlo. Difícil ver rosquilletas mezcladas con restos de bocadillos en el patio de un colegio.

4.- Coca de nueces y pasas: la versión de lujo y pascuera de las cocas. Como si fuera la hermana rica y ostentosa de la coca de llanda y de la coca Cristina, exhibe sus nueces, pasas y azúcar en la superficie como un reclamo irresistible.

5.- Pastelitos de boniato: es la respuesta dulce a la empanadilla. El relleno debe ser abundante y jugoso y la masa crujiente en la medida justa. En algunos lugares también los hacen de cabello de ángel, de confitura de manzana. Ante la duda, mejor probarlos todos.

6.- Pan quemado: otro dulce típico de Pascua que poco a poco se va abriendo paso durante el resto del año. Dicen que el mejor es el de Alberic y bien vale hacer una escapada para comprobarlo. El pan quemado es quizá el monarca imprevisto de un territorio donde las coronas son de merengue. Nos vemos en su reino.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

Diez esculturas que hacen de Valencia un gran museo al aire libre

La Valencia que solo podrás descubrir a unos metros bajo tierra

El jardín donde Valencia se hace bosque mediterráneo (con permiso del río y Viveros)

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

El arroz al horno: por qué Valencia se guarda el mejor secreto de su gastronomía

Descubre los edificios más altos de Valencia y por qué el tamaño no siempre es lo más importante

Navidad en Valencia: cómo vivirla como un auténtico indígena en 10 sencillos pasos

Mercado central de Valencia: 12 motivos por los que visitarlo, no una, sino tantas veces como puedas

Por qué en las fallas de Valencia ardió una obra de Dalí 62 años antes de la declaración de la Unesco

Valencia y la imprenta: una larga historia de amor a los libros

La estación del Norte: qué la convierte en el mejor lugar por el que se puede entrar a Valencia

Las bandas de música: el tesoro que hace única a Valencia (y una propuesta para lucirlo más)

La Valencia árabe: esto es lo que queda de un pasado borrado

El largo periplo que convirtió al Jardí Botànic en un oasis en el centro de Valencia

¿Qué tiene que ver la mocaorà de Valencia con un decapitado que caminó kilómetros sin cabeza?

¿Qué hizo Valencia con el manicomio más antiguo de Europa?

Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

El sorprendente botín que Valencia se resiste a devolver a los franceses

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

Compartir