Los mejores barrios de Valencia donde hacerse el moderno sin pasar por Russafa

Baile en Valencia

Compartir

Los modernos son, como el resto de los humanos, animales de costumbres, también los valencianos.

En los últimos años, después de una relativamente rápida y sencilla migración y adaptación desde el Carmen, convirtieron a Russafa en su hábitat natural.

Allí es donde tienes que ir a tomar una copa o a cenar si quieres ver y que te vean. Entre sus calles de casas restauradas y aceras ensanchadas, el antiguo jardín árabe vuelve a ser cada noche un lugar de recreo. Eso lo sabe hasta un escocés recién llegado a Valencia.

Pero, ¿qué pasa si no eres moderno ni lo quieres ser o lo eres, pero prefieres serlo de un modo discreto y solitario?

Muchos pensarán que eso es directamente imposible, que toda modernidad tiene su componente de exhibicionismo.

Otros dirán que ese moderno discreto y solitario, el que dice huir de las aglomeraciones de moda, es precisamente el que abre camino al resto al descubrir terrenos inexplorados para la modernor y se convierte –a menudo inconscientemente- en vanguardia de la gentrificación.

Si a alguien no le gusta este anglicismo –gentry en inglés significa élite, aristocracia-, podríamos sustituirlo por la expresión –quizá más clara- “nuevo aburguesamiento”.

De Benimaclet a Patraix

En Valencia, ese moderno discreto y solitario lo tiene fácil para encontrar barrios que reúnan condiciones idóneas para sentirse en casa.

Benimaclet es quizá el ejemplo clásico. Como Russafa, es un barrio-pueblo. A diferencia de la meca de la modernidad valenciana, Benimaclet está más lejos del centro y más cerca de la huerta. Eso hace que el balance entre barrio y pueblo en este caso se decante más hacia el segundo elemento.

En Benimaclet es posible mirar a la ciudad desde la distancia sin tener que salir de ella.

Claro que hay modernos en Benimaclet, pero es como si la huerta cercana tuviera un efecto relajante en ellos.

Algo similar sucede en el Cabanyal, sobre el que pesa la profecía de ser el próximo Russafa. Lo tiene todo: rincones pintorescos, vida propia diferenciada del resto de la ciudad, el mar a un paso y años de olvido y abandono a las espaldas. Y no, no está lejos.

Más céntrico, como un apéndice del Carmen, pero con más sitios para aparcar y menos turistas, Extramurs es una alternativa para el moderno discreto.

Hay un mercado de barrio –el de Rojas Clemente-, calles tranquilas y un jardín, el Botànic, donde ir a pasear y sentarse con un libro en la mano a mirar el móvil.

(En este párrafo “borrado” iría La Saïdia, una gran opción si no fuera porque en lugar de casas con fachadas color pastel solo quedaron solares tapiados, los edificios amenazan ruina y el mercado –en este caso el de San Pedro Nolasco- parece un decorado vacío).

Y la Plaza de Patraix y sus alrededores es perfecta para sentarse a tomar una cerveza cuando cae el sol. Allí, entre el griterío de los niños y las campanas de la iglesia, uno puede llegar a sentir que el tiempo se detuvo hace décadas y olvidarse por unos instantes de que es un moderno discreto y solitario.

Y tú, sin pasar por Russafa, ¿a dónde irías?

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

¿Qué hizo Valencia con el manicomio más antiguo de Europa?
Los Chalets de los Periodistas y más ejemplos de la Valencia que quiso unir lujo y vivienda social

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Un recorrido incómodo por Valencia para descubrir sus tesoros de más altura

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

No aparcar en doble fila y otras prohibiciones que en Valencia nos saltamos sin remordimientos

El sorprendente botín que Valencia se resiste a devolver a los franceses

(Quizá) el primer artículo que alaba la paella valenciana sin atacar al arroz con cosas

El increíble viaje de la reliquia más famosa (y morbosa) de Valencia

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Las claves para tomar la gran decisión en Valencia: ¿Torres de Serranos o de Quart?

¿Qué hace única a la empanadilla de Valencia?

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

Cómo llegar al sorprendente rincón donde Valencia se vuelve aldea

Así es el tomate del que deberías enamorarte

 

Compartir