El edificio de Valencia que causa admiración entre propios y extraños por una cualidad invisible

99cosaspalau

Compartir

Es curioso que una ciudad como Valencia, con tanta tradición musical, no contara con un verdadero templo de la música hasta hace sólo 30 años.

Fue en 1987 cuando se inauguró, en el margen izquierdo del antiguo cauce del Turia, ese palacio con apariencia de romántico invernadero de cristal que habría de convertirse en uno de los auditorios más alabados por músicos de todo el mundo.

José María García de Paredes diseñó un edificio con dos caras. Una, opaca, revestida de piedra caliza para la entrada por el Paseo de la Alameda; la otra, luminosa y transparente, para el vestíbulo acristalado que mira sobre los jardines del río.

Pero si algo demostró tener claro García de Paredes en la construcción del Palau de la Música es que lo más importante de este edificio no debía ser ni opaco ni transparente, sino invisible.

Con una contrastada experiencia en el diseño de espacios musicales, el arquitecto consiguió crear en la Sala Iturbi, la más grande del Palau, una de las salas sinfónicas acústicamente más perfectas. Además, la disposición de las butacas, rodeando el escenario y con una geometría fragmentada, le otorga al espacio una sensación de calidez e intimidad que se transmite entre intérpretes y espectadores. Y esto a pesar de que la Sala Iturbi tiene un aforo cercano a las 1800 localidades.

La acústica, la intimidad, la cercanía… cualidades intangibles pero esenciales para que el nombre de este palacio de la música haya traspasado fronteras y quienes lo visiten hablen de la experiencia con fervor, da igual que hayan ocupado una butaca o llenado el escenario.

Quienes, como nuestro amigo Andrew, pretendan vivir la ciudad de Valencia en toda su plenitud, no deberían perderse un buen concierto en el Palau, sea del género musical que sea. A lo largo de estos 30 años, en la sala Iturbi han sonado y suenan todo tipo de músicas: repertorio para banda sinfónica, música clásica, jazz, melódica, pop, indie…

En muchas ocasiones, la Banda Municipal o la Orquesta de Valencia, formaciones residentes en el Palau, ofrecen conciertos gratuitos. Así que nadie tiene excusa para decir que no ha podido acercarse a comprobar si la fama del auditorio es merecida o no lo es.

También de entrada libre son los certámenes de bandas: competiciones entre bandas sinfónicas que se celebran en el Palau de la Música (el Certamen Provincial en mayo, el Certamen Internacional, en julio) y una de las muestras más evidentes de la importancia de estas formaciones musicales y de la música en sí en la sociedad valenciana.

Como la ciudad cuenta con una concentración altísima de músicos, profesionales y amateurs, son muchos los afortunados que han tenido la oportunidad de apreciar la acústica del Palau tanto desde las butacas como desde el escenario. Ellos son quienes mejor entienden y valoran la perfección y la magia de esta sala.

En los últimos años, otro auditorio, más grande, más blanco, más impresionante, vino a ocupar el mismo cauce del río, en su margen derecho. Adoptó también el nombre de Palau. Pero no sólo de la música, sino de todas las artes (también en el nombre este nuevo auditorio había de tener más pretensiones). Y sin embargo, la sala principal del Palau de les Arts, que en realidad es más pequeña que la Sala Iturbi, parece más fría, la distancia entre el escenario y las últimas butacas se hace enorme y la acústica -muy mejorable-, se vuelve mala si la comparamos con la del otro Palau, el de la Música.

Parece ser que en el de Les Arts, su afamado arquitecto olvidó que lo más importante del edificio no debía ser opaco ni transparente, blanco o translúcido, sino invisible.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

El misterioso rey que gobernó durante solo 100 años a la Valencia más lasciva

Un viaje hasta el lugar (no tan lejano) donde Valencia termina de forma súbita

Dos manjares históricos de la Albufera de Valencia que no todos se atreven (o se atrevieron) a probar

El cine de Valencia en el que podrás dejarte llevar por la nostalgia y disfrutar como se hacía antes

15 fotos de las entrañas del lugar donde puedes vivir las Fallas todo el año

Oficios medievales que dan nombre a siete calles de Valencia y que te costará identificar

5 de los monumentos más insólitos que ocupan las calles de Valencia

Los conflictos que separaban a algunos de los enemigos íntimos más famosos de la historia de Valencia

El colegio de Valencia que guarda algunas de las joyas más valiosas de la ciudad

Las curiosas imágenes de las maravillas futuristas que llegaron a Valencia con la Exposición Regional de 1909 (y desaparecieron con ella)

4 personajes con historia que dan nombre a 4 de las plazas más emblemáticas de Valencia

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Las puertas de Valencia por las que no entrarás a ningún edificio (y sus curiosas historias)

10 experiencias inolvidables para volverse adicto a las Fallas (o acabar harto de ellas)

Los rincones de Valencia donde (aún) puedes encontrar a Vicente Blasco Ibáñez, su escritor más universal

El sorprendente origen de algunas expresiones de Valencia que no deberíamos dejar de usar

Seis palacios míticos de Valencia (además del Real) que ya nunca podrás visitar

El tesoro escondido que guarda uno de los lugares más misteriosos del centro de Valencia

La Valencia que solo podrás descubrir a unos metros bajo tierra

El arroz al horno: por qué Valencia se guarda el mejor secreto de su gastronomía

Descubre los edificios más altos de Valencia y por qué el tamaño no siempre es lo más importante

Por qué en las fallas de Valencia ardió una obra de Dalí 62 años antes de la declaración de la Unesco

Valencia y la imprenta: una larga historia de amor a los libros

La estación del Norte: qué la convierte en el mejor lugar por el que se puede entrar a Valencia

Las bandas de música: el tesoro que hace única a Valencia (y una propuesta para lucirlo más)

La Valencia árabe: esto es lo que queda de un pasado borrado

El largo periplo que convirtió al Jardí Botànic en un oasis en el centro de Valencia

¿Qué hizo Valencia con el manicomio más antiguo de Europa?

Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

Compartir