Viveros: el jardín de Valencia en el que es posible viajar al pasado

viveros

Compartir

Hay pocos lugares tan singulares en Valencia, que atesoren tantas historias del pasado, tantos fragmentos de la historia de una ciudad como el Jardín de Viveros.

Este espacio verde parece una de aquellas cajas en las que los coleccionistas de recuerdos van guardando pedacitos de vida en forma de postales, entradas, caracolas, objetos viejos, flores secas…

En Viveros uno puede darse un paseo nostálgico por la Valencia del pasado sin salir del recinto ajardinado, empezando por los cimientos del Palacio Real. El que fuera alojamiento de los sultanes de la Valencia musulmana y después de los reyes cristianos que les sucedieron, estaba situado justo en el lugar que ahora ocupan los Jardines de Viveros, en realidad llamados Jardines del Real. El Palacio fue derribado en 1810 durante la Guerra de Independencia y dejó una cantidad de escombros tan grande que al cubrirlos se formaron dos montículos conocidos desde entonces como “les muntanyetes d’Elío”.

· Aquí puedes leer más sobre el Palacio Real y porqué se derribó

Si la huella de la Valencia árabe, con el paso del tiempo, fue quedando borrada hasta diluirse casi por completo, muchos de los elementos que atestiguan que ésta ha sido y es una ciudad ligada a la huerta también están desapareciendo. En Viveros queda, como ejemplar a preservar de la arquitectura rural valenciana, la alquería de Canet.

Estos dos elementos, el Palacio Real y la alquería, siempre estuvieron allí, en los terrenos donde ahora se ubican los jardines, pero con la transformación urbana de Valencia de principios del siglo XX, quién sabe porqué razón, se empezó a considerar que los jardines del Real serían el lugar idóneo para conservar algunos retazos de la ciudad que desaparecía bajo la piqueta para agrandar calles y construir nuevos edificios.

Allí se trasladó la portada del antiguo convento de San Julián (situado en la calle Sagunto y derribado), como recuerdo de aquella ciudad que, aunque un día fue conocida por la cantidad de conventos que albergaba, no dudaba en ir eliminándolos uno tras otro.

                        · Aquí puedes saber más sobre la Valencia conventual

Muchos de los palacios de los nobles de la ciudad también fueron sucumbiendo al paso del tiempo. A los jardines de Viveros puede entrarse por la calle Jaca, atravesando una impresionante puerta de piedra. Esta portada es lo único que se conserva del palacio del marqués de Jura Real, que se encontraba en la plaza del Ayuntamiento y que fue demolido en 1929. Otras portadas de palacios nobles también sobrevivieron a la desaparición y fueron trasladadas a Viveros. Paseando por los jardines veremos la del palacio de los duques de Mandas, de la calle Avellanas y la del palacio de los condes de Alcúdia y Gestalgar, de la plaza Tetuán.

            · Si quieres saber más sobre algunos de los palacios desaparecidos de Valencia haz clic aquí

Hay otros elementos urbanos de la ciudad que acabaron siendo reubicados en los Jardines del Real: una puerta metálica procedente de los Jardines de la Glorieta; unas esculturas mitológicas del conocido como “Hort de Pontons”, situado en Patraix o una gran fuente que tras dejar la plaza de la Reina pasó a convertirse en el centro de la bonita rosaleda de los jardines de Viveros.

Desde hace poco, Viveros ha ganado una nueva zona ajardinada y un nuevo reclamo para los nostálgicos. Donde antes estaba el recinto del antiguo zoo de la ciudad (cerrado en 2007 y trasladado a un espacio más amplio en el Parque de Cabecera convertido en BioParc) ahora hay un nuevo paseo que permite deambular entre flores y árboles. Como recuerdo del zoo en el que muchos vimos por primera vez un rinoceronte, un hipopótamo o una jirafa (algo tristes y hacinados), queda solo la gran jaula de los pavos reales. Un retazo que completa este jardín que, quién sabe si sin pretenderlo, es ya un mosaico vivo de esta ciudad cambiante.

 

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

El insólito periplo del Santo Grial de Valencia y la Última Cena que lo inmortalizó

7 lugares de Valencia donde buscar y encontrarse con Jaume I

Cómo son las viviendas ideales que un día llenaron Valencia y hoy casi han desaparecido

Crímenes truculentos, monstruos aterradores, fantasmas y duendes de Valencia para rescatar en Halloween

Cinco mansiones burguesas que sobreviven -y sorprenden- en plena ciudad de Valencia

El canto ancestral en el que la improvisación y la voz se unen para contar Valencia

La mastodóntica cárcel con la que Valencia quiso imitar a Philadelphia

El lugar de Valencia que se convierte diariamente en la sede no oficial de unas olimpiadas cotidianas

Guía breve para descubrir la jungla que se oculta en las calles de Valencia

6 reliquias vivas de la industria que dio esplendor a Valencia

Por qué el fuego hizo de El Cabanyal uno de los barrios más originales de Valencia

Cómo descubrir el encanto del mercado de Valencia que pudo rivalizar con el Central

Cómo encontrar el oasis (casi) secreto de Valencia que no podrás ver desde sus calles

El mejor (y más barato) restaurante de Valencia que no tiene paredes ni techo ni cocina

Diez rincones imprescindibles para conocer mejor Valencia (aunque estén fuera de la ciudad)

El edificio de Valencia que causa admiración entre propios y extraños por una cualidad invisible

El misterioso rey que gobernó durante solo 100 años a la Valencia más lasciva

Dos manjares históricos de la Albufera de Valencia que no todos se atreven (o se atrevieron) a probar

El cine de Valencia en el que podrás dejarte llevar por la nostalgia y disfrutar como se hacía antes

15 fotos de las entrañas del lugar donde puedes vivir las Fallas todo el año

Oficios medievales que dan nombre a siete calles de Valencia y que te costará identificar

5 de los monumentos más insólitos que ocupan las calles de Valencia

Los conflictos que separaban a algunos de los enemigos íntimos más famosos de la historia de Valencia

El colegio de Valencia que guarda algunas de las joyas más valiosas de la ciudad

4 personajes con historia que dan nombre a 4 de las plazas más emblemáticas de Valencia

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Los rincones de Valencia donde (aún) puedes encontrar a Vicente Blasco Ibáñez, su escritor más universal

El sorprendente origen de algunas expresiones de Valencia que no deberíamos dejar de usar

Compartir