Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Graffiti en Valencia

Compartir

Valencia es ciudad de solares, de tapias y de fachadas laterales en las que aún se percibe la huella de unas escaleras, el papel pintado de una pared a la que se le cayó la habitación, los azulejos de una cocina que no está, de un baño al que no se le espera.

Elementos urbanos que guardan la memoria de las casas ausentes. Ante ellos, el transeúnte se convierte en voyeur de una intimidad evaporada y de una ciudad en tránsito.

Quizá por eso el arte urbano busca en esos lugares donde convergen las miradas un soporte en el que manifestarse y un espacio en el que exhibirse.

Haz click en las fotos para verlas mejor…

Recorrer Valencia buscando los huecos donde surge el graffiti tiene doble recompensa. La de encontrar los puntos donde la ciudad aún tiene espacio para el cambio –o la especulación- y la de disfrutar de un arte amarrado al entorno, estrictamente presente.

Las “viñetas” de Escif –limpias, irónicas, distanciadas – y las evocaciones en blanco y negro de Hyuro buscan las paredes grises y las puertas tapiadas. Las niñas coloridas de Julieta conviven con los ciborgs de Deih y con los monstruos rojos con patas negras de Lolo en los claros que dejan las marañas de cables. Y un enmascarado se reproduce por doquier, agazapado entre el mobiliario urbano.

Son solo unos ejemplos. Los hallazgos en los callejones del Carmen, de Velluters, la Xerea (pero también del Cabanyal, Saidia, Extramurs…) son casi infinitos.

No pretendemos –porque no somos expertos ni este es el medio adecuado- hacer un catálogo de arte callejero, ni siquiera una selección del mejor que se puede encontrar en las calles de Valencia.

Ni siquiera nos atrevemos a proponer una ruta del “street art” en nuestra ciudad, porque cada uno tendrá la suya, en función de dónde oriente la mirada.

Nuestro consejo es caminar sin rumbo claro, atentos a los rincones, a las casas apuntaladas que amenazan con desprendimientos y a las calles flanqueadas por ruinas… Adentrarse en los tramos de ciudad que no llaman la atención de los turistas convencionales.

Y hacerlo a diario, siempre que se pueda, porque el arte urbano y los lugares donde habita pueden ser efímeros, de modo que el paseo de hoy puede no existir mañana.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Un recorrido incómodo por Valencia para descubrir sus tesoros de más altura

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

No aparcar en doble fila y otras prohibiciones que en Valencia nos saltamos sin remordimientos

El sorprendente botín que Valencia se resiste a devolver a los franceses

(Quizá) el primer artículo que alaba la paella valenciana sin atacar al arroz con cosas

El increíble viaje de la reliquia más famosa (y morbosa) de Valencia

Cómo el caliqueño se convirtió en el habano (casi) clandestino de Valencia

“Açò és or, xata” y otras historias que contar en la horchatería más antigua de Valencia

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Las claves para tomar la gran decisión en Valencia: ¿Torres de Serranos o de Quart?

¿Qué hace única a la empanadilla de Valencia?

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

Cómo llegar al sorprendente rincón donde Valencia se vuelve aldea

Así es el tomate del que deberías enamorarte

Compartir