Las curiosas imágenes de las maravillas futuristas que llegaron a Valencia con la Exposición Regional de 1909 (y desaparecieron con ella)

2022701_oai_bivaldi_gva_es_7359

Compartir

El 13 de septiembre de 1909, una multitud de valencianos miraba cómo subía hacia el cielo la silueta del globo “Mariposa” manejado por Esteban Martínez Díaz, una especie de Leonardo da Vinci madrileño obsesionado con volar.

globo mariposa expo regional valencia
(En la foto: Ascensión del Globo “Mariposa” en la Gran Pista. Exposición Regional Valenciana. 1909. València; Fabert, Andres. © Biblioteca Valenciana Digital)

El ingenio de Martínez Díaz era una de las novedades técnicas que se presentaban en la Exposición Regional de Valencia, un evento que nació a rebufo de las grandes Exposiciones Universales que empezaron a celebrarse en el Londres de 1851. El progreso y las innovaciones tecnológicas que traía el siglo XX eran el eje alrededor del que se construían estas exposiciones efímeras que de algún modo u otro acababan transformando a las ciudades que las acogían.

En Valencia, la iniciativa de celebrar una Exposición Regional fue impulsada y organizada por el Ateneo Mercantil. El espacio elegido para construir el espacio ferial fue el margen izquierdo del río, en un intento de acostumbrar a los valencianos a habitar esa parte de la ciudad que entonces les debía quedar tan lejana como ahora nos queda el Cabanyal.

En un tiempo record se construyeron edificios y pabellones y Valencia de pronto tuvo un palacio de congresos, su primer estadio deportivo, un parque de atracciones, un gran casino, un auditorio, un palacio de ópera y un museo de las ciencias y las técnicas. También se realizaron mejoras urbanísticas como adoquinar gran parte del centro de la ciudad.

Haz click en las fotos para verlas mejor…

La Exposición Regional de Valencia fue el escaparate de las novedades en industria, comercio, agricultura y bellas artes. Los valencianos vieron concentrados junto al Turia los avances técnicos y los nuevos productos de consumo que marcarían el siglo XX. Las novedades en automóviles y aviación, el cine, el fonógrafo, las primeras escaleras mecánicas, nuevos estilos arquitectónicos donde el hierro, el vidrio y las artes aplicadas eran protagonistas. Todo debía sorprender a aquellas gentes encantadas con recorrer por primera vez unos 200 metros de la Alameda en un tranvía aéreo.

El encargado de inaugurar la Exposición Regional sería el mismo rey Alfonso XIII. Así que tamaño evento merecía tener un himno propio. Se encargó de ponerle música el compositor valenciano más popular del momento, José Serrano y de dotarlo de letra el periodista y escritor Maximiliano Thous. Con el tiempo este himno de la Exposición se acabaría convirtiendo, no sin polémicas, en el Himno Oficial de la Comunidad Valenciana.

Mientras Valencia trataba de mostrarle al mundo todo su potencial industrial y empresarial en sectores como el de la madera, el textil, el papel, la cerámica o el agroalimentario, el resto del país vivía momentos convulsos e inestables que desencadenaron sucesos como la Semana Trágica de Barcelona. Esta situación hizo que la Exposición Regional no recibiera las visitas esperadas y que acabara cerrando con pérdidas, sufragadas por el propio impulsor del evento, Tomás Trenor, el presidente del Ateneo Mercantil.

LOS CINCO EDIFICIOS QUE NO SE DERRIBARON TRAS EL FINAL DE LA EXPOSICIÓN REGIONAL

 

De aquella Exposición Regional sólo han quedado en Valencia cinco edificios: el Pabellón de la Industria Lanera, que es hoy el lujoso Hotel Westin; el Pabellón Municipal, conocido como Palau de l’Exposició, que fue restaurado en 1995 para su uso como edificio de recepciones y actos protocolarios de la Generalitat; el Pabellón de la Industria, que albergó posteriormente Tabacalera y que fue finalmente adquirido y ocupado por el Ayuntamiento de Valencia; la Galería de Máquinas y el Salón de Motores de dicho Pabellón y el Asilo de Lactancia, que es actualmente un balneario.

El resto de los pabellones, de los edificios, el tranvía aéreo, la fuente luminosa… todo desapareció. Como desaparecieron en el cielo, aquel 13 de septiembre de 1909, en plena Exposición Regional, el globo “Mariposa” y su tripulante, Esteban Martínez Díaz, de quien ya nunca nada más se supo.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

Siete artes (además de comer la mona) a las que dedicarse con devoción durante las fiestas de Pascua en Valencia

El insospechado lugar de Valencia donde volver a ser un niño de los 80

4 personajes con historia que dan nombre a 4 de las plazas más emblemáticas de Valencia

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Las puertas de Valencia por las que no entrarás a ningún edificio (y sus curiosas historias)

10 experiencias inolvidables para volverse adicto a las Fallas (o acabar harto de ellas)

Los rincones de Valencia donde (aún) puedes encontrar a Vicente Blasco Ibáñez, su escritor más universal

El sorprendente origen de algunas expresiones de Valencia que no deberíamos dejar de usar

Seis palacios míticos de Valencia (además del Real) que ya nunca podrás visitar

El tesoro escondido que guarda uno de los lugares más misteriosos del centro de Valencia

Las (al menos) 6 delicias que no te puedes perder en los hornos de Valencia

Diez esculturas que hacen de Valencia un gran museo al aire libre

La Valencia que solo podrás descubrir a unos metros bajo tierra

El jardín donde Valencia se hace bosque mediterráneo (con permiso del río y Viveros)

El arroz al horno: por qué Valencia se guarda el mejor secreto de su gastronomía

Descubre los edificios más altos de Valencia y por qué el tamaño no siempre es lo más importante

Por qué en las fallas de Valencia ardió una obra de Dalí 62 años antes de la declaración de la Unesco

Valencia y la imprenta: una larga historia de amor a los libros

La estación del Norte: qué la convierte en el mejor lugar por el que se puede entrar a Valencia

Las bandas de música: el tesoro que hace única a Valencia (y una propuesta para lucirlo más)

La Valencia árabe: esto es lo que queda de un pasado borrado

El largo periplo que convirtió al Jardí Botànic en un oasis en el centro de Valencia

¿Qué tiene que ver la mocaorà de Valencia con un decapitado que caminó kilómetros sin cabeza?

¿Qué hizo Valencia con el manicomio más antiguo de Europa?

Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

El sorprendente botín que Valencia se resiste a devolver a los franceses

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

Compartir