El cine de Valencia en el que podrás dejarte llevar por la nostalgia y disfrutar como se hacía antes

cinedor

Compartir

Los amantes de la nostalgia todavía pueden encontrar en Valencia algunos rincones con un halo de pasado y autenticidad. Sin duda, uno de los más evocadores es el Cinestudio D’Or. Un oasis en medio de las multisalas. El último cine de sesión continua de la ciudad y uno de los poquísimos que sobreviven en todo el país.

Nacido en los años 50, el Cinestudio D’Or ha conseguido mantenerse en pie y, desde su ubicación medio escondida en la calle Almirante Cadarso, en pleno Eixample valenciano, ha ido viendo pasar la vida, en la gran pantalla y fuera de ella.

La sala no tiene nada de especial en cuanto a su arquitectura y su aspecto: unas luces de neón azules y doradas que reciben al espectador en el exterior, un vestíbulo anodino y un espacio para la proyección excesivamente alargado con sus butacas de color rojizo divididas por dos interminables pasillos.

Hay que mirar más allá de lo evidente para que empiece a invadirnos, casi sin querer, esa nostalgia evocadora. Olvidarse de las máquinas de vending y otros intentos de modernizar el espacio y detener los sentidos en las entradas, de un papel pequeño y de tacto antiguo; en las letras analógicas que anuncian la sesión, doble, en la vitrina de la entrada; en el piso superior (el gallinero) que permite ver la pantalla desde arriba.

Enseguida empezaremos a echar de menos las vitrinas de cristal con las fotos de algunos de los momentos clave de la película. Ese trailer detenido en unos cuantos fotogramas. Acudirá a nuestra mente la cancioncilla de MovieRecord o esa película -Parque Jurásico, por ejemplo- que acudimos a ver en familia y en la que tuvimos que luchar por conseguir un hueco para todos en el suelo del pasillo. Y quizás nos preguntaremos, ¿cuál fue la primera película que vi en el cine? ¿y en cuál? Y entonces recordaremos aquellos nombres de cine, cine: Capitol, Rex, Oriente, Serrano, Astoria, Coliseum…

El Cinestudio D’Or guarda un poco de la esencia de todo aquello. Quizás por eso, a pesar de los años, de la llegada de los multicines, de la desaparición de las salas en el centro de la ciudad, el D’Or ha conseguido mantener a un público fiel. Un público al que le ofrece, por un precio también de otros tiempos, la posibilidad de vivir dos historias, de sumergirse en dos mundos que pueden estar completamente alejados, el placer también de poder elegir entre palomitas o un buen bocadillo de tortilla de patatas u otros manjares traídos de casa para cenar aprovechando el descanso entre la primera y la segunda película.

Las colas en la calle suelen ser habituales a las puertas de la sala y es que, para muchos cinéfilos valencianos, esa visita al cine D’Or se ha ido convirtiendo en un ritual semanal de obligado cumplimiento. Por eso, al menos por una vez, todo habitante de la ciudad, sea escocés o valenciano, o esté decidiendo de dónde quiere ser, debería revivir la experiencia de una tarde de cine a la antigua usanza.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

15 fotos de las entrañas del lugar donde puedes vivir las Fallas todo el año

Oficios medievales que dan nombre a siete calles de Valencia y que te costará identificar

5 de los monumentos más insólitos que ocupan las calles de Valencia

Los conflictos que separaban a algunos de los enemigos íntimos más famosos de la historia de Valencia

El colegio de Valencia que guarda algunas de las joyas más valiosas de la ciudad

Las curiosas imágenes de las maravillas futuristas que llegaron a Valencia con la Exposición Regional de 1909 (y desaparecieron con ella)

Siete artes (además de comer la mona) a las que dedicarse con devoción durante las fiestas de Pascua en Valencia

El insospechado lugar de Valencia donde volver a ser un niño de los 80

4 personajes con historia que dan nombre a 4 de las plazas más emblemáticas de Valencia

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Las puertas de Valencia por las que no entrarás a ningún edificio (y sus curiosas historias)

10 experiencias inolvidables para volverse adicto a las Fallas (o acabar harto de ellas)

Los rincones de Valencia donde (aún) puedes encontrar a Vicente Blasco Ibáñez, su escritor más universal

El sorprendente origen de algunas expresiones de Valencia que no deberíamos dejar de usar

Seis palacios míticos de Valencia (además del Real) que ya nunca podrás visitar

El tesoro escondido que guarda uno de los lugares más misteriosos del centro de Valencia

La Valencia que solo podrás descubrir a unos metros bajo tierra

El arroz al horno: por qué Valencia se guarda el mejor secreto de su gastronomía

Descubre los edificios más altos de Valencia y por qué el tamaño no siempre es lo más importante

Por qué en las fallas de Valencia ardió una obra de Dalí 62 años antes de la declaración de la Unesco

Valencia y la imprenta: una larga historia de amor a los libros

La estación del Norte: qué la convierte en el mejor lugar por el que se puede entrar a Valencia

Las bandas de música: el tesoro que hace única a Valencia (y una propuesta para lucirlo más)

La Valencia árabe: esto es lo que queda de un pasado borrado

El largo periplo que convirtió al Jardí Botànic en un oasis en el centro de Valencia

¿Qué tiene que ver la mocaorà de Valencia con un decapitado que caminó kilómetros sin cabeza?

¿Qué hizo Valencia con el manicomio más antiguo de Europa?

Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

El sorprendente botín que Valencia se resiste a devolver a los franceses

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

 

Compartir