La mastodóntica cárcel con la que Valencia quiso imitar a Philadelphia

Cárcel modelo valencia

Compartir

Algunos políticos valencianos pasan sus días entre celdas, estiran las piernas por largos pasillos carcelarios y se toman su merecido descanso en lo que un día fue el patio de una prisión.

Las ironías la historia hicieron que la antigua Cárcel Modelo de Valencia sea hoy un enorme centro administrativo de la Generalitat y los trabajadores públicos sustituyeran a los presos entre sus muros.

Apresada entre cuatro torres de hormigón y vidrio que parecen querer reducirla a la invisibilidad, lo que un día fue la Modelo sigue donde estuvo desde su construcción en 1903.

Entonces, el enorme solar de más de 200 metros de lado se ubicaba fuera de la ciudad, junto a la carretera de Madrid y el río.

Más de un siglo después, engullido por la urbe, este espacio consagrado al ostracismo se convirtió en un solar valioso.

La inspiración americana

Cuando el arquitecto Joaquín María Belda –autor también de la estación del Pont de Fusta y la Beneficencia, entre otras obras emblemáticas- proyectó el edificio a finales del siglo XIX lo hizo siguiendo las últimas tendencias de diseño carcelario inspiradas en la Eastern State Penitentiary de Philadelphia, Pennsylvania.

Conocida también como Cherry Hill, la prisión estadounidense, en funcionamiento entre 1829 y 1971, profundizó en el sistema de aislamiento de los presos de forma individual con el fin de incitarlos a reflexionar sobre sus actos.

Con la fachada principal orientada al norte, las cuatro grandes naves de la Modelo se abren hacia el sur en disposición de abanico y con una estructura perfectamente simétrica. En planta baja y dos pisos se distribuyen 528 celdas.

Un diseño sencillo y funcional pensado para cumplir su función que, con variaciones, fue seguido por más de 300 centros penitenciarios en todo el mundo.

Tiempos oscuros

A quien visite hoy el complejo por motivos burocráticos quizá se le puede pasar por alto la razón original de su estructura.

O que este fue uno de los escenarios centrales de la represión franquista en Valencia después de la Guerra Civil. En la Modelo llegaron a hacinarse más de 15.000 personas entre 1939 y 1940.

Su recuerdo, como sucedía hasta hace poco con el monasterio de San Miquel dels Reis, se diluye lentamente en los nuevos usos del edificio.

También van quedando atrás los motines, el último en 1992, poco antes del cierre del presidio.

Y la convivencia extraña entre los presos comunes que habitaban las celdas y los vecinos de las fincas que se construyeron en las inmediaciones cuyo día a día era tan cercano y al mismo tiempo tan diferente.

En 1993, poco después de su clausura, Luis García Berlanga utilizó la Modelo como escenario para rodar su película Todos a la Cárcel.

En la ficción, algunos de los grandes actores secundarios del cine español recorrieron las galerías y los patios de la prisión. José Sazatornil, José Lus López Vázques, Agustín González y Amparo Soler Leal fueron algunos de los participantes ilustres de la celebración del Día Internacional del Preso berlanguiano.

En la realidad, tras su cierre, la Modelo se convirtió en un edificio fantasma durante 15 años.

En 2008, pese a lo polémico del proyecto de rehabilitación, comenzaron las obras que transformaron la cárcel en un complejo de oficinas.

Rebautizada, la Modelo pasó a conocerse como Ciudad Administrativa 9 d’Octubre. Un nombre político y solemne que, quizá, pretende condenar al olvido las vidas anteriores de la Modelo.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

El lugar de Valencia que se convierte diariamente en la sede no oficial de unas olimpiadas cotidianas

Guía breve para descubrir la jungla que se oculta en las calles de Valencia

6 reliquias vivas de la industria que dio esplendor a Valencia

Por qué el fuego hizo de El Cabanyal uno de los barrios más originales de Valencia

Cómo descubrir el encanto del mercado de Valencia que pudo rivalizar con el Central

Cómo encontrar el oasis (casi) secreto de Valencia que no podrás ver desde sus calles

Julio: el mejor mes para practicar en Valencia el arte del “pensat i fet”

El mejor (y más barato) restaurante de Valencia que no tiene paredes ni techo ni cocina

Diez rincones imprescindibles para conocer mejor Valencia (aunque estén fuera de la ciudad)

El edificio de Valencia que causa admiración entre propios y extraños por una cualidad invisible

El misterioso rey que gobernó durante solo 100 años a la Valencia más lasciva

Un viaje hasta el lugar (no tan lejano) donde Valencia termina de forma súbita

Dos manjares históricos de la Albufera de Valencia que no todos se atreven (o se atrevieron) a probar

El cine de Valencia en el que podrás dejarte llevar por la nostalgia y disfrutar como se hacía antes

15 fotos de las entrañas del lugar donde puedes vivir las Fallas todo el año

Oficios medievales que dan nombre a siete calles de Valencia y que te costará identificar

5 de los monumentos más insólitos que ocupan las calles de Valencia

Los conflictos que separaban a algunos de los enemigos íntimos más famosos de la historia de Valencia

El colegio de Valencia que guarda algunas de las joyas más valiosas de la ciudad

4 personajes con historia que dan nombre a 4 de las plazas más emblemáticas de Valencia

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Los rincones de Valencia donde (aún) puedes encontrar a Vicente Blasco Ibáñez, su escritor más universal

El sorprendente origen de algunas expresiones de Valencia que no deberíamos dejar de usar

Seis palacios míticos de Valencia (además del Real) que ya nunca podrás visitar

El tesoro escondido que guarda uno de los lugares más misteriosos del centro de Valencia

La Valencia que solo podrás descubrir a unos metros bajo tierra

El arroz al horno: por qué Valencia se guarda el mejor secreto de su gastronomía

Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

Compartir