El canto ancestral en el que la improvisación y la voz se unen para contar Valencia

cantdestil

Compartir

Hay costumbres que desaparecen casi sin que nos demos cuenta. Nadie las reivindica. Los tiempos cambian, los ritos se transforman y hábitos que formaban parte del día a día de todo el mundo van cayendo en desuso sin que nada ni nadie lo remedie. 

Hoy, en algunos sitios, los vecinos todavía sacan las sillas a la calle para conversar en las cálidas noches veraniegas. Aunque cada día son menos. Pero, ¿y cantar? ¿qué ha pasado con el canto?

No hace tanto tiempo se cantaba para todo. En las fiestas se cantaba, pero también en el campo, para hacer más llevaderas las tareas diarias (en Valencia, la recogida de la naranja o la siega del arroz) incluso para marcar un ritmo que permitiera hacer a la vez trabajos que requirieran de coordinación. Se cantaba para agasajar a una persona o para conseguir enamorar a otra. El canto también se usaba como terapia para olvidar los problemas (quien canta su mal espanta), para dormir a los niños, para transmitir conocimiento… Cantar era algo habitual.

UN CANTO A DOS

En Valencia, con una rica tradición musical, se fue transmitiendo de generación en generación una manera de cantar muy peculiar: el cant d’estil. Derivado de los llamados “cants a l’aire” con los que se acompañaban los trabajos en la huerta valenciana, el cant d’estil necesita de dos personas para ejecutarse: el cantador y el versador.

El versador improvisa en el momento y le apunta en voz baja y al oído, verso por verso al cantador, toda la letra que ha de ir entonando.

Según la ocasión, las letras pueden ser críticas, simplemente descriptivas, conmemorativas o dedicadas especialmente a los santos patronos de una festividad, incluso a una persona. Sea como sea, el versador las crea al momento siguiendo su inspiración.

Por su parte, el cantador debe poseer una voz alta y clara, una dicción perfecta y unas excepcionales dotes vocales para ir dibujando en la melodía filigranas también improvisadas. Puede usar dos estilos melódicos: el cant pla, que es el más antiguo y austero, o el cant requintat, en una tesitura más elevada y con abundantes florituras.

El ritmo de acompañamiento lo suelen poner instrumentos de cuerda como la guitarra y el guitarrón.

El poeta, periodista e historiador Teodor Llorente escribió:

” Tañer la guitarra y echar una copla, es cosa que el muchacho aprende aquí tan pronto como a escardar cebollinos. La guitarra falta muy pocas veces en el ajuar de la barraca. Sus vibraciones suaves acompañan lo mismo al baile improvisado delante de la alquería y a las galantes albades de los fadrins […].”

Les albaes a las que se refiere Llorente son una forma del cant d’estil que se usaba para celebrar las fiestas y se cantaban en la víspera de éstas, bien entrada la madrugada. Pero sobretodo les albaes se utilizaban en la antigua tradición de rondar, cuando cantar era la manera más habitual para expresar también el amor.

En la actualidad el cant d’estil permanece más como una tradición folklórica que vuelve a lucirse en contadas ocasiones pero ha dejado de formar parte del día a día de los valencianos porque en el siglo XXI, las cosas importantes ya no se expresan cantando. Lástima.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

La mastodóntica cárcel con la que Valencia quiso imitar a Philadelphia

El lugar de Valencia que se convierte diariamente en la sede no oficial de unas olimpiadas cotidianas

Guía breve para descubrir la jungla que se oculta en las calles de Valencia

6 reliquias vivas de la industria que dio esplendor a Valencia

Por qué el fuego hizo de El Cabanyal uno de los barrios más originales de Valencia

Cómo descubrir el encanto del mercado de Valencia que pudo rivalizar con el Central

Cómo encontrar el oasis (casi) secreto de Valencia que no podrás ver desde sus calles

Julio: el mejor mes para practicar en Valencia el arte del “pensat i fet”

El mejor (y más barato) restaurante de Valencia que no tiene paredes ni techo ni cocina

Diez rincones imprescindibles para conocer mejor Valencia (aunque estén fuera de la ciudad)

El edificio de Valencia que causa admiración entre propios y extraños por una cualidad invisible

El misterioso rey que gobernó durante solo 100 años a la Valencia más lasciva

Un viaje hasta el lugar (no tan lejano) donde Valencia termina de forma súbita

Dos manjares históricos de la Albufera de Valencia que no todos se atreven (o se atrevieron) a probar

El cine de Valencia en el que podrás dejarte llevar por la nostalgia y disfrutar como se hacía antes

15 fotos de las entrañas del lugar donde puedes vivir las Fallas todo el año

Oficios medievales que dan nombre a siete calles de Valencia y que te costará identificar

5 de los monumentos más insólitos que ocupan las calles de Valencia

Los conflictos que separaban a algunos de los enemigos íntimos más famosos de la historia de Valencia

El colegio de Valencia que guarda algunas de las joyas más valiosas de la ciudad

4 personajes con historia que dan nombre a 4 de las plazas más emblemáticas de Valencia

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Los rincones de Valencia donde (aún) puedes encontrar a Vicente Blasco Ibáñez, su escritor más universal

El sorprendente origen de algunas expresiones de Valencia que no deberíamos dejar de usar

Seis palacios míticos de Valencia (además del Real) que ya nunca podrás visitar

El tesoro escondido que guarda uno de los lugares más misteriosos del centro de Valencia

La Valencia que solo podrás descubrir a unos metros bajo tierra

El arroz al horno: por qué Valencia se guarda el mejor secreto de su gastronomía

Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

Compartir