Guía breve para descubrir la jungla que se oculta en las calles de Valencia

Ceiba en Valencia

Compartir

En la ciudad, los edificios no nos dejan ver el bosque.

Pero en las calles de Valencia –y en sus parques- decenas de miles de árboles configuran un enorme bosque urbano disperso y que a menudo pasa desapercibido. Sólo palmeras, hay cerca de 20.000.

En esta jungla entre el asfalto conviven más especies arbóreas que en la mayoría de montes. Una biodiversidad –postiza si se quiere- fruto de la creatividad de los jardineros, del azar y de la historia. En las aceras y parterres, lo exótico está permitido.

Las especies comunes en nuestros campos, como las encinas, los naranjos o los almeces, se mezclan con otras que difícilmente encontraremos fuera de la urbe, a menos que viajemos a China, Australia o Sudamérica, como el cinamomo, el ficus o la ceiba.

A nuestro amigo Andrew -y a cualquier otro escocés, uruguayo, valenciano o de donde sea- le proponemos un recorrido por algunos de estos ejemplares que hacen de Valencia un gran jardín botánico.

Por supuesto, esta no es una ruta exhaustiva y no sigue otro criterio que nuestro propio gusto, de modo que bienvenidas sean las contribuciones que ayuden a completarla:

1.- Las ceibas del Puente del Real:

En el cauce del río, del lado por el que se perdería hacia el mar la corriente imaginaria del Turia nada más pasar bajo los arcos del puente de Viveros, un grupo de ceibas se disputa el título del bosquecillo más singular de la ciudad.

Originarios de América, estos árboles de tronco abombado parecen guardar un tesoro para cuya protección hacen falta pinchos amenazantes. A finales del verano, cuando se cubren de flores rosas, su aspecto resulta menos fiero aunque quizá más desconcertante.

Desde la ribera norte los observa un gran eucalipto, otro miembro exótico a la selva urbana.

2.- El paseo del algarrobo en Marxalenes

Quizá la forma más rápida de transportarse al campo sin salir de Valencia consista en cerrar los ojos a la sombra de un algarrobo y sentir el olor dulzón de su fruto.

Sencillo, si no fuera porque estos árboles, pieza indispensable del paisaje mediterráneo, no abundan en la ciudad. Su crecimiento lento, su altura escasa y alguna razón que seguramente se nos escapa, hacen de ellos una especie poco apta para crecer en la urbe.

Sin embargo, Valencia guarda un pequeño homenaje al humilde algarrobo. En la esquina suroeste del parque de Marxalenes, donde el tranvía gira hacia Benicalap, se encuentra el paseo que lleva su nombre. Apenas unos metros que son seguramente el mejor lugar de la ciudad para encontrar su sombra.

3.- Tres olivos

El olivo es el árbol por antonomasia. Quizá por eso, la plaza del Árbol es en realidad una plaza con un olivo en el centro.  Sin más. Hay otro olivo de porte elegante en la del Doctor Collado. Ambos son compañeros perfectos para ver pasar la ciudad ante nuestros ojos.

Y si queremos ambiente más sosegado, el olivo que se encuentra frente a la biblioteca Joanot Martorell en el Parque de Marxalenes –de nuevo- puede ofrecernos un buen rato de lectura.

4.- Los pinos piñoneros de la Alameda

Con sus copas en forma de nube, elevadas del suelo por el brazo poderoso del tronco y las ramas, los pinos piñoneros son la aristocracia de los pinos.

Junto a la escalinata del Puente del Mar, en plena Alameda, están los que más nos gustan de la ciudad. Desde su posición privilegiada observan por encima del hombro a sus primos, los otros pinos, que pueblan el cauce.

5.- El almez del Botànic

Pocos árboles de Valencia representan de una forma tan clara la lucha del bosque urbano contra la ciudad en la que viven -o su simbiosis cotidiana- como el almez que, altivo, se yergue en la entrada del Botànic.

Para verlo sólo hay que asomarse al vestíbulo. Si fuera un personaje de cuento, su historia comenzaría así: érase una vez un árbol alrededor del cual creció un edificio. Su nombre era Almez…

6.- Los ficus del Parterre y la Glorieta

Árboles que son cuevas, toboganes, catedrales… Árboles mayúsculos en los que perderse. De límites difusos. Donde una rama es una raíz o un columpio.

Los ficus llegaron de lejos, de Australia, y se asentaron en el centro mismo de la ciudad. De eso hace más de 150 años. Hoy son uno más de sus monumentos y una más, quizá la más antigua, de sus atracciones infantiles.

7.- Los dinosaurios de Monforte

Los ginkos  de los Jardines de Monforte (el macho, más alto, y la hembra, más menuda) son fósiles vivientes. Sus antepasados ya vivían en la Tierra hace 250 millones de años, cuando ninguno de nosotros había nacido.

Pero además, de estos ejemplares en particular se dice que fueron plantados hace más de 160 años, cuando se creó el jardín en que se encuentran.

Ir a visitarlos es otra buena excusa para volver a pasear por uno de los rincones más delicados de Valencia.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

6 reliquias vivas de la industria que dio esplendor a Valencia

Por qué el fuego hizo de El Cabanyal uno de los barrios más originales de Valencia

Cómo descubrir el encanto del mercado de Valencia que pudo rivalizar con el Central

Cómo encontrar el oasis (casi) secreto de Valencia que no podrás ver desde sus calles

Julio: el mejor mes para practicar en Valencia el arte del “pensat i fet”

El mejor (y más barato) restaurante de Valencia que no tiene paredes ni techo ni cocina

Diez rincones imprescindibles para conocer mejor Valencia (aunque estén fuera de la ciudad)

El edificio de Valencia que causa admiración entre propios y extraños por una cualidad invisible

El misterioso rey que gobernó durante solo 100 años a la Valencia más lasciva

Un viaje hasta el lugar (no tan lejano) donde Valencia termina de forma súbita

Dos manjares históricos de la Albufera de Valencia que no todos se atreven (o se atrevieron) a probar

El cine de Valencia en el que podrás dejarte llevar por la nostalgia y disfrutar como se hacía antes

15 fotos de las entrañas del lugar donde puedes vivir las Fallas todo el año

Oficios medievales que dan nombre a siete calles de Valencia y que te costará identificar

5 de los monumentos más insólitos que ocupan las calles de Valencia

Los conflictos que separaban a algunos de los enemigos íntimos más famosos de la historia de Valencia

El colegio de Valencia que guarda algunas de las joyas más valiosas de la ciudad

4 personajes con historia que dan nombre a 4 de las plazas más emblemáticas de Valencia

Ruta del bakalao: 30 fotos de los restos de algunas discotecas legendarias de Valencia (y un poco de nostalgia)

Los rincones de Valencia donde (aún) puedes encontrar a Vicente Blasco Ibáñez, su escritor más universal

El sorprendente origen de algunas expresiones de Valencia que no deberíamos dejar de usar

Seis palacios míticos de Valencia (además del Real) que ya nunca podrás visitar

El tesoro escondido que guarda uno de los lugares más misteriosos del centro de Valencia

La Valencia que solo podrás descubrir a unos metros bajo tierra

El arroz al horno: por qué Valencia se guarda el mejor secreto de su gastronomía

Graffiti en Valencia: 30 fotos de obras singulares que hay que salir a buscar en la ciudad

Por qué Valencia derribó sus conventos y la insólita historia de la iglesia que se movió piedra a piedra

El gráfico que te ayudará a entender los entresijos del Tribunal de las Aguas de Valencia

Cómo entrar al jardín secreto más popular de Valencia

Compartir