10 mandamientos para aprender a amar las Fallas

Fallas de Valencia

Compartir

Si las Fallas fueran una religión, someterse a su bautismo en Valencia no sería un acto voluntario. Lo difícil sería no consumarlo.

Todo aquel que esté en la ciudad entre el 15 y el 19 de marzo acaba formando parte de una congregación a la que, quizá, nunca pidió unirse.

Así que, puestos a sucumbir a lo inevitable, creemos que lo más sabio es aplicar el clásico “si no puedes con ellos únete” y aprender a amar las fallas.

Así que proponemos 10 mandamientos para intentar conseguirlo*.

Lógicamente, estas “reglas” no están pensadas para los falleros ni para los que ya son amantes de las fiestas. Para ellos, pasarlo en grande estos días es algo natural.

Estos consejos están ideados para los foráneos que intentan racionalizar lo irracionalizable -¡ya se te pasará esa mala costumbre Andrew McGinty!-, para los escépticos que sueñan con una apostasía fallera y para los detractores de la fiesta que no disponen de los medios para huir de ella…

  1. Da gracias a la despertà porque los petardos que te sobresaltan a las ocho de la mañana te ahorran tener que poner el despertador.
  2. Bendice los kilómetros y kilómetros de vallas amarillas de arroz La Fallera, Dacsa y similares que ocupan los lugares donde solías aparcar el coche porque gracias a ellas serás libre de la tiranía del volante.
  3. Detecta al fallero que luce el blusón con más insignias y entra y sale del casal como si fuera suyo porque de él dependerá que te inviten a cubatas en la verbena de tu calle.
  4. Contén tus impulsos violentos contra los niños que te tiran petardos. No los tiran porque tú pasas. Los tiran siempre, a todas horas, durante cinco días. Mejor hazte con una caja propia de material pirotécnico y comienza a asustar extraños.
  5. No te espantes cuando te despiertes a altas horas de la noche silbando un pasodoble que no puedes sacarte de la cabeza y no resistas la tentación de bajarte el politono de Paquito el Chocolatero.
  6. Cómete una docena de buñuelos con chocolate. Descubrirás que cuando eches la ropa a lavar, el olor a fritanga ya no te echará para atrás, sino que te hará salivar.
  7. Olvida que no eres amigo de las multitudes. Ellas sí te quieren. Y el mejor lugar para aprenderlo es la plaza del Ayuntamiento a las dos de la tarde. Comprobarás que algunos amores no correspondidos pueden dar grandes satisfacciones.
  8. Hazte una foto con una fallera y cuando le digas lo guapa que está y lo bien que le sienta el peinado acuérdate de Johnny Guitar.
  9. Ve a la cremà, a la del Pilar si puede ser. Sentirás el fuego, pensarás que nos hemos vuelto todos locos y llevarás la definición de “hoguera” a otro nivel. Si en algo son buenos los valencianos es en prender fuego a cosas bellas.
  10. En el momento álgido no preguntes por qué lloran quienes te rodean ni intentes comprender por qué a ti mismo se te escapa una lagrimita.

*Estos son nuestros mandamientos, pero seguro que hay otros. Si tienes más, únete al debate y…

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Lee la historia del escocés que quiso convertirse en valenciano y descubre algunos de sus retos:

El escocés que nos retó a encontrar 99 cosas que hacer en Valencia (además de subir al Micalet)

Por qué es erótico tender la ropa en Valencia

Así creó Valencia la merienda perfecta

Forget Ibiza: la mejor puesta de sol está en Valencia (y te contamos dónde)

El desafío de pasar por debajo de (casi) todos los puentes de Valencia

Cómo llegar a la playa de Valencia al estilo del siglo XIX

Así es el tomate del que deberías enamorarte

Recorrer los rincones de Valencia que cautivaron a Ernest Hemingway

Descubrir a qué huele Valencia (además de a azahar)

Compartir